Bárbara Mori sin gota de maquillaje y más bella que nunca a los 41 años

Bárbara Mori sin gota de maquillaje y más bella que nunca a los 41 años. Así cautiva en Instagram luego de compartir algunos de los momentos más difíciles de su vida, la pérdida de su madre y la infancia violenta que vivió al lado de su padre.

Le recordamos como una talentosa y guapísima actriz, una mujer que siempre vivió de acuerdo a sus propias reglas y que aunque en su momento causó controversia, hoy encuentra paz ayudando a otros, compartiendo su experiencia y creando delante y detrás de la pantalla. Bárbara Mori es como un fénix que siempre renace de lo que parecieran cenizas. 

Novelas como “Mirada de Mujer”, “Azul Tequila” y la emblemática “Rubí” son solo algunos de sus proyectos más queridos, también destaca su trabajo en series, películas y obras de teatro. Bárbara Mori jamás ha hecho dudar de su talento, sino todo lo contrario y hoy, aunque no aparece tan seguido como antes en pantalla, sigue siendo igual de querida por el público.

Recientemente abrió su corazón en el podcast de Fabiola Campomanes y confirmó que el amor propio es lo más importante en la vida de cualquier individuo, pues así uno encuentra en sí mismo la motivación para seguir adelante y para ser simplemente imparable.

Para mí el amor propio ha sido la herramienta más poderosa que he encontrado y que he descubierto en mi vida, porque una vez que descubrí el amor por mí me abracé, me miré de frente y me dice ‘nunca más te voy a dejar sola’…mi infancia fue súper oscura pero hoy tengo una vida que, a través de mucho esfuerzo…logras resultados…”

Hoy, a sus 41 años, Bárbara Mori vive en paz, disfruta de su hijo, su nieta, su pareja, pero sobretodo de la compañía de ella misma y su seguridad es esa cereza en el pastel, que no solo la hace ver guapísima, sino que sirve como una fuerza de inspiración para miles de mujeres que se han identificado con ella.

Recientemente en Instagram Bárbara Mori compartió una imagen donde se le puede ver sin maquillaje y simplemente radiante. Cabello suelto, ojos claros como el cielo y una ligera sonrisa, acompañaban el siguiente mensaje:

Hay alguna cosa o condición que puedas crear hoy capaz de aliviar el sufrimiento o producir la alegría de alguna otra persona?”