Sin amigos ni trabajo: el mal momento del príncipe Harry en su nueva vida en Estados Unidos

Todavía no ha logrado adaptarse a su nueva realidad junto a Meghan Markle y su hijo Archie.

Todavía no ha logrado adaptarse a su nueva realidad junto a Meghan Markle y su hijo Archie.

Los príncipes británicos Harry y William se han reconciliado. El reencuentro de los hermanos se produce después de unos agitados meses en los que su padre, el príncipe Carlos, luchó contra el coronavirus, y el duque de Sussex se mudó a Los Ángeles con su esposa Meghan Markle y su hijo Archie tras renunciar a sus deberes reales.

El futuro rey de Inglaterra, ya recuperado de la enfermedad se encuentra aislado con su esposa Camilla Parker Bowles en el castillo de la reina Isabel II en Balmoral, Escocia, mientras que Isabel II no planea regresar a la vida pública por varios meses.

Los motivos que llevaron a la reconciliación de Harry y William fueron dos: el delicado estado de salud que atravesó el príncipe Carlos tras dar positivo de Covid-19 y el mal momento personal que vive el menor de los hermanos por alejarse de su familia para empezar una nueva vida, recoge el sitio estadounidense Entertainment Tonight.

“Claramente ha habido algunas divisiones bastante importantes en esa relación, pero las cosas han mejorado y sé que William y Harry están en contacto por teléfono”, dijo la experta real Katie Nicholl. “Han hecho videollamadas, celebraron cumpleaños familiares y y creo que como el príncipe Carlos no está bien, realmente se vieron obligados a levantar el teléfono y volver a ponerse en contacto”, afirmó. “Creo que Kate y William extrañan tener a Harry en sus vidas”, añadió.

Por otra parte, la revista Vanity Fair reveló que Harry se siente solo en Hollywood, donde él y Meghan viven en una mansión de 18 millones de dólares, propiedad del actor y empresario Tyler Perry, íntimo de Oprah Winfrey, quien es muy amiga de Markle.

Según una fuente de la publicación, el duque de Sussex, de 35 años, se siente “sin timón” al estar sin trabajo y lejos de sus amigos más cercanos, mientras que su esposa, de 38 años, tiene a su madre y a las personas más queridas cerca de ella, en su natal Estados Unidos, recoge Infobae. 

“Harry le ha dicho a sus amigos que todavía no puede creer lo que sucedió. No puede creer que su vida se haya puesto patas arriba”. Habrá que esperar para ver si el príncipe se acostumbra a su nueva vida o si le termina pasando la cuenta.

Foto: Shutterstock.

pixel