Luis Miguel vende su ‘juguete favorito’ por 2,7 millones de dólares

Se trata de un enorme yate, una embarcación que mide 26 metros de eslora.

Se trata de un enorme yate, una embarcación que mide 26 metros de eslora.

Luis Miguel sorprendió a todos recientemente al aparecer en un anunció de Uber Eats, por el cual luego se supo que habría cobrado un millón de dólares. Muchos se burlaron del Sol de México, por la falta de glamour de lo que promociona en el spot de 19 segundos, por lo que comenzaron los rumores de la necesidad de dinero del artista.

Pues bien, parece que eso no está tan alejado de la realidad, ya que ahora el cantante vendió su “juguete favorito” por 2,7 millones de dólares. Se trata de un enorme yate que poseía desde hacía siete años y que se estaba convirtiendo en un dolor de cabeza.

Se trata de una embarcación de lujo de la gama Azimut 84 Flybridge, un modelo de 2013 de 26 metros de eslora que tiene jacuzzi redondo incorporado en mitad de una terraza. Asimismo, cuenta con mesa para ocho personas, amplio sofá en media luna, ideal para tomar lo que se sirva en el bar acondicionado y equipado con nevera, lavado cercano y parrilla.

El yate permite a sus ocupantes bajar a nadar en pleno océano dado que en la planta baja se puede desplegar una plataforma hidráulica de cuatro metros de largo que tiene a cada lado una escalera, así como una más de emergencia. Desde el barco hay conexión para televisión y teléfono.


Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Farándula TV & Algo Más (@farandulatvrd) el

Es perfecto para una estrella del calibre de Luis Miguel, dado que ni en alta mar se podría realizar una fotografía del interior debido a los cristales de vidrio templado que impiden la visibilidad de, por ejemplo, el enorme salón con pantalla LED de 40 pulgadas o los detalles en mármol de cocina y baños, así como la suite principal, recoge El Universo. 

El yate se encontraba en Miami, mismo lugar en el que el Sol de México tuvo que pagar una multa de 122.000 dólares en concepto de mantenimiento e impuestos en 2016 después de que el gobierno estadounidense se la embargara por no haber pagado la renta de la Marina.

La última vez que se le vio a bordo fue el pasado 25 de marzo con su hermano Alejandro en el embarcadero de Bayside. Poco después comenzó el aislamiento, aunque puede ser que usase su yate para pasar su cumpleaños número 50, el 19 de abril, a modo de despedida.

Foto: Wikipedia.

pixel